Auge del discurso extremista: Candidatura y discursos de Antauro Humala como amenaza a los derechos humanos

- - 0 113 Views
Artículo escrito por Rafael Sebastian Polar Huaco miembro de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos

Introducción

Tras haber cumplido con más de 17 años y 7 meses de prisión en el penal Ancón II por los delitos cometidos durante el “Andahuaylazo”, entre ellos homicidio simple, Antauro Humala fue puesto en libertad por el Instituto Nacional Penitenciario (ahora en adelante INPE) [1]. Sin duda alguna, la decisión de su liberación tras redención de pena ha generado un gran debate, haciendo mucho énfasis en las actividades que el exreo realizó para cumplir con los módulos ocupacionales. Ahora bien, más allá de caer en este, según mi juicio, innecesario debate; es sumamente importante analizar el discurso que ha venido transmitiendo Antauro Humala en los diversos mítines que ha realizado después de haber anunciado su precandidatura al sillón presidencial [2]. 

Desde querer imponer la pena capital y por ende abandonar tratados internacionales que brindad protección jurídica al Estado peruano hasta realizar discursos xenófobos que incitan a la persecución, discriminación y violencia dirigida a los migrantes venezolanos del éxodo que vive el país vecino. Antauro Humala se ha mostrado como un actor político abiertamente intolerante y extremista que supone una clara amenaza al Estado de derecho, los derechos humanos y la convivencia pacífica en nuestro país. Por dicha razón, en el presente artículo analizaré el discurso extremista de Antauro Humala y cómo, de materializarse, podría significar una amenaza directa a los derechos humanos. 

Pena capital

Una de las banderas que el líder etnocacerista más ha defendido es aplicar la pena capital, también conocida como pena de muerte, a los políticos involucrados en actos de corrupción en perjuicio del Estado. En su última entrevista con CNN, cuando se le preguntó sobre esta extrema medida, indicó: 

«En el caso de alta corrupción, de los ‘presidelincuentes peruanos’, incluido el señor Ollanta, García, Toledo, Fujimori, Kuczynski, Vizcarra, todos están acusados y su corrupción se ha demostrado» [3]. 

De esta manera dando a entender que, desde su perspectiva, la única manera de combatir a la corrupción del Perú es mediante el punitivismo extremo. Ahora bien, la decisión de aplicar la pena capital en el Perú no solamente recae en las intenciones que pueda tener el Presidente de la República de turno, sino que conlleva abandonar tratados internacionales y someterse a posibles sanciones que puedan ser impuestas por organizamos de protección a los derechos humanos. 

Benenson (2017) menciona que, “la pena de muerte es un síntoma de una cultura de violencia, no su solución” [4]. Además, los tratados internacionales a los cuales el Perú se ha adherido imposibilitan sancionar a las personas con pena de muerte. La Convención Americana sobre Derechos Humanos, más conocida como Pacto de San José impulsa a que los Estado adheridos protejan la vida de todas las personas y excluyan cualquier posibilidad de de aplicar la pena capital en su legislación. Por lo tanto, para poder aplicar la extrema propuesta de Antauro tendríamos que retirarnos del Pacto de San José, que si bien para muchos políticos solamente supone dejarlo y nada más; retirarse del Pacto de San José implica dejar desamparado al Estado peruano respecto a un gran conjunto de derechos que la Convención protege. 

Discurso xenófobo

Ahora bien, últimamente Antauro Humala en sus mítines por el Perú ha venido abrazando un discurso nada nuevo para la realidad extremista, pero muy preocupante para la convivencia pacífica en el Perú. Así como los partidos radicales en todo el mundo, el líder etnocacerista ha buscado satanizar y estigmatizar a la migración venezolana para mostrarse a sí mismo como la solución al falso problema de la supuesta “invasión venezolana” (como él se refiere al éxodo venezolano). 

Antauro Humala haciendo referencia a la llegada de migrantes se ha manifestado de la siguiente manera: 

«Porque nuestro país a los extranjeros les dan prioridad. Hemos tenido que soportar a un millón de venezolanos que han venido a quitarnos trabajo, que han venido a delinquir, que han venido a asaltarnos y no han tenido los coj***s de sublevarse en su país y han venido a j***» [5]

Demostrando de esta manera su poca tolerancia a la migración y sacando su lado más extremista para incitar a la violencia, discriminación y persecución a los migrantes de Venezuela en el Perú. Desde que el éxodo venezolano comenzó, por la captura de la democracia por parte del líder autoritario Nicolas Maduro, la CIDH ha instado a todos los Estados de la región a implementar medidas de protección a las personas migrantes de Venezuela. Por ende, la posible llegada de Antauro Humala a la Presidencia del país, supondría un claro retroceso a todo lo que se ha alcanzado hasta el día de hoy para garantizar una llegada y convivencia pacífica entre hermanos peruanos y venezolanos en nuestro país. Sin duda alguna, es necesario hacerle frente a la inseguridad ciudadana, no obstante, reducir este problema a la “llegada de extranjeros” y querer perseguirlos por solamente su nacional representa una clara vulneración a los derechos de los migrantes y una grave amenaza la perspectiva que los demás países puedan tener de nuestra nación. 

Conclusiones

Es de público conocimiento que la clase política en el Perú deja con un mal sabor de boca a todos los peruanos. No obstante, la llegada de candidatos con posturas extremistas, dogmáticas y que no permiten el diálogo, vulnera aún más la posibilidad de desarrollarnos como país y alcanzar una clase política que esté a la altura de todos los electores. 

Por su lado, Antauro Humala, fiel a sus creencias extremas, representa una clara amenaza al Estado de derecho, a los derechos humanos y a la convivencia pacífica. Desafortunadamente, ha venido recibiendo mucho apoyo por parte de diversos sectores del país, por lo tanto, es menester demostrar que si bien intenta hacerle frente a problemáticas de larga data en nuestro país como la corrupción o la inseguridad ciudadana, los mecanismo que ha venido proponiendo solo van a convertir al país en un estado autoritario que no respete los derechos fundamentales de las personas, los debidos procesos y pueda abusar completamente del desbalance de poder que se generaría entre autoridades y ciudadanos. 

Fuentes bibliográficas

[1] Gestión. (2022). Antauro Humala sale libre y deja la cárcel luego de más de 17 años y 7 meses de prisión. Redacción de Gestión. 

https://gestion.pe/peru/politica/liberan-a-antauro-humala-el-etnocacerista-deja-la-carcel-luego-de-mas-de-17-anos-y-7-meses-inpe-rmmn-noticia/

[2] Infobae. (2022). Antauro Humala, el etnocacerista que prepara terreno para lanzarse como futuro candidato a la presidencia del Perú. Redacción Infobae.

https://www.infobae.com/america/peru/2022/09/18/antauro-humala-el-etnocacerista-que-prepara-terreno-para-lanzarse-como-futuro-candidato-a-la-presidencia-del-peru/

[3] Expreso. (2022). Antauro Humala: pena de muerte para corruptos, incluido Ollanta. Redacción Expreso. 

https://www.expreso.com.pe/politica/antauro-humala-pena-de-muerte-para-corruptos-incluido-ollanta/

[4] Benenson, P. (2017). Amnesty International. Pena de muerte. Amnistía Internacional.

https://www.amnesty.org/es/what-we-do/death-penalty/

[5] Expreso. (2022). Antauro Humala: Hemos tenido que soportar a un millón de venezolanos. Redacción Expreso. 

https://www.expreso.com.pe/politica/antauro-humala-hemos-tenido-que-soportar-a-un-millon-de-venezolanos/

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook