Una nueva manera de protestar: Impacto de las protestas digitales y su protección en el marco de los Derechos Humanos

- - 0 98 Views
Artículo escrito por Rafael Sebastian Polar Huaco miembro de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos Introducción

Introducción

Con el transcurso del tiempo, las nuevas tecnologías, además de lograr satisfacer diversas necesidades comunicativas individuales, han logrado manifestarse como una herramienta innovadora para la ejecución de diversas prácticas sociales dentro de nuestro contexto como, por ejemplo, con las protestas sociales gestadas en Internet. Por ello, hoy en día, las redes sociales se han convertido en un canal difusor de ideas y en una oportunidad para lograr procesos y cambios democráticos, sociales y políticos. No obstante, esta postura no es del todo consensuada. Por dicha razón, hasta el día de hoy, perdura el interminable debate sobre si las protestas sociales que se gestan por medio de las redes sociales pueden generar cambios profundos en la sociedad y si debe de existir algún mecanismo que promueva su protección.

El presente artículo defenderá que dichas protestas sí pueden generar cambios profundos, pues estas logran que la juventud (y diversos grupos etarios) sean más conscientes de lo que sucede a su alrededor y tengan más espacios para manifestar sus voces, sus deseos de cambio y sus propuestas. De la misma manera, se explicará cómo, para garantizar el ejercicio del derecho a la protesta, se debe de contemplar mecanismos que protejan la protesta a nivel informático.

Para lograr ello, se analizará la relación que tienen las redes sociales con la participación política y el papel que cumple el ciberactivismo, la proliferación de noticias en medios independientes y la visibilización de las causas sociales. Además, se tomará como caso de estudio las protestas de noviembre del 2021 en Perú contra el excongresista Manuel Merino.

Desarrollo

En primer lugar, resulta necesario valorar cómo se produce la relación entre las redes sociales con la nueva participación política. Hasta hace algunos años, se creía que la participación política se limitaba a ser militante de un partido político o postular a algún cargo dentro de la esfera pública. Hoy en día, con la llegada de las redes sociales, la participación política ha atravesado un proceso de resignificación. Ello se debe a que, en la actualidad, para participar activamente de la política de algún país no es necesario tener que hacerlo de manera directa, sino también existe la posibilidad de hacerlo de manera indirecta, por medio de las redes sociales. 

Este fenómeno también se replica con las manifestaciones sociales. Anteriormente, se creía que las manifestaciones sociales sólo podían generar cambio si es que se realizaban de manera presencial o se llamaba la atención de alguna autoridad con capacidad discrecional. Sin embargo, en la actualidad, gracias a las redes sociales, existen diversas maneras de lograr visibilizar las manifestaciones y descontentos sociales.

En cuanto a lo sucedido en las protestas de noviembre, se puede observar que las redes sociales jugaron un papel importante, más allá de que las protestas también se hayan gestado fuera de ellas. Es así que las redes sociales cumplieron el rol de visibilizar lo que sucedía en las calles. 

Desde mi punto de vista, si no se hubiese utilizado las redes sociales, el impacto de lo que sucedía en las calles no hubiese podido ser el mismo. Esto se sostiene en que, en anteriores manifestaciones, donde las redes sociales aún no habían alcanzado su máximo potencial, resultó más difícil que fueran exitosas. como por ejemplo, con las manifestaciones en contra de la Ley Pulpín, el nivel de compromiso de la población no fue el mismo y esto se lo atribuyo no al hecho de que la Ley Pulpín únicamente afecte a un grupo etario, sino que no existieron los medios necesarios para lograr comprometer a más personas que no se ven afectadas de manera directa.

Por ello, se debe entender que las protestas en las redes sociales permiten la visibilización de las causas y dotan de un nuevo significado a la participación política; ergo, generan un cambio grande en nuestra sociedad. En segundo lugar, el ciberactivismo también juega un rol fundamental en las protestas que se gestan dentro de las redes sociales. Esto permite que las redes sociales doten a los movimientos sociales y políticos de una representación más formal dentro de la comunidad juvenil y, al mismo tiempo, sean más atractivos e importantes para la vida de los jóvenes. Por ello, más personas se ven atraídas por las causas que se defienden y a través de diversas herramientas como, por ejemplo, los medios independientes, se mantienen al tanto de lo que sucede dentro de su sociedad. Si bien esto no garantiza un nivel de compromiso total con la protesta, el hecho que, por medio del ciberactivismo y los medios independientes, diversos grupos sociales se mantengan al tanto de lo que sucede dentro de alguna protesta social, genera la expectativa de que se dé solución a las quejas y el tema sea comentado dentro de espacios más cerrados como una reunión familiar, la universidad o los colegios, generando así que las causas que mueven a la protesta sean más visibilizadas.

Protesta digital y DDHH

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en cuanto a la protesta, según lo establece el Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos existe una obligación general de los Estados partes de abstenerse de impedir u obstaculizar la protesta social. La Comisión ha señalado que la obligación de respetar “se define por el deber del Estado de no injerir, obstaculizar o impedir el acceso al goce de los bienes que constituyen el objeto del derecho, [y las de] proteger consisten en impedir que terceros interfieran, obstaculicen o impidan el acceso a esos bienes”. [1]

Ahora bien, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OHCHR), los cierres de Internet impuestos por gobiernos causan un daño profundo a las vidas diarias de millones de personas, además de debilitar un abanico de derechos humanos, siendo el derecho a la libertad de expresión el primero de ellos, advierte un informe de la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos [2]. En otras palabras, los cierres de Internet representan una injerencia y obstaculización a la protesta como derecho. 

Por ejemplo, Birmania se ha convertido en una dictadura digital, pues el acceso a Internet ha sido bloqueado repetidamente a la vez que los tanques, helicópteros y soldados tomaban el control de todos los mecanismos de poder durante el golpe militar del 1 de febrero de 2021.  La junta del Gobierno impuso apagones de Internet por toda la nación y bloqueó el acceso a las redes sociales y plataformas de mensajería, lo cual los expertos de las Naciones Unidas han denunciado como un intento de establecer una ‘dictadura digital’. El estado de Rakhine, poblado en su mayor parte por grupos étnicos marginados, lleva sufriendo cierres de Internet desde 2019. [2]

Conclusiones

En conclusión, se entiende que la protesta social que se genera por medio de las redes sociales e Internet representa un espacio que genera cambios profundos en la sociedad. Es así que las redes sociales han generado nuevos espacios para manifestación de ideas, materialización de las quejas y visibilización de las voces en protestas. Por lo tanto, es deber de los Estados, que defienden las libertades fundamentales y los derechos humanos, garantizar que la protesta digital tenga las garantías suficientes para poder ejercerse sin injerencia ni obstáculo alguno. 

Bibliografía

[1] Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (2019). Protesta y Derechos Humanos. OEA. 

https://www.oas.org/es/cidh/expresion/publicaciones/ProtestayDerechosHumanos.pdf

[2] Naciones Unidas (2022). Activistas: Los cierres de Internet violan derechos humanos. OHCHR. 

https://www.ohchr.org/es/stories/2022/08/activists-internet-shutdowns-violate-human-rights

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook