Un intento de censura a la memoria peruana: Declaraciones y boicot municipal al Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM)

- - 0 140 Views
Escrito por Rafael Polar Huaco, miembro de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanaos

Introducción

La búsqueda de la verdad y la justicia son fundamentales para garantizar los derechos humanos de las personas. En nuestro país, el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (ahora en adelante: LUM) se ha convertido en un espacio crucial para el reconocimiento y la reflexión sobre las violaciones de derechos humanos cometidas en el periodo de violencia 1980-2000 en el Perú (LUM, s.f.) y, al mismo tiempo, en un lugar de suma importancia para el diálogo en torno a temas de derechos humanos en su generalidad. En ese sentido, en el presente artículo de opinión, analizaremos la importancia del LUM y otros espacios que permitan el derecho a la verdad de las personas, basándonos en la legislación peruana e internacional, y en las violaciones a derechos humanos ocurridas en Perú. Asimismo, reflexionaremos sobre los actuales y constantes ataques políticos que ha venido recibiendo el LUM por parte de autoridades de Lima Metropolitana. 

Derecho a la verdad y el LUM

El derecho a la verdad es reconocido como un derecho humano fundamental por la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Resolución 59/191 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Este derecho incluye la obligación del Estado de investigar y esclarecer las violaciones de derechos humanos, y de garantizar que las víctimas y sus familiares tengan acceso a la verdad y a la justicia (Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, 2010). En este sentido, el LUM y otros espacios similares son esenciales para la promoción y protección del derecho a la verdad. 

En Perú, durante las décadas de 1980 y 1990, se cometieron graves violaciones de derechos humanos durante el conflicto armado interno. Según el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), se estima que hubo alrededor de 69,280 víctimas, entre muertos y desaparecidos. Estas violaciones incluyeron ejecuciones extrajudiciales, torturas, violencia sexual y desapariciones forzadas, entre otras. En esa línea, el LUM se creó en el año 2010, con el objetivo de reconocer y reflexionar sobre estas violaciones de derechos humanos, y de promover la memoria, la tolerancia y la inclusión social. Desde entonces, este lugar ha desarrollado una serie de exposiciones, actividades y programas educativos, dirigidos a estudiantes, investigadores y público en general. Además, el LUM ha promovido la recuperación y conservación de archivos y testimonios, y ha apoyado la investigación y la difusión de la verdad histórica.

En otras palabras, el LUM se ha convertido en un espacio de encuentro y diálogo, donde se promueve el respeto a la diversidad y a los derechos humanos. Sin embargo, su mera existencia y continuidad ha generado ataques y amenazas injustificadas, especialmente por parte de grupos que buscan negar o minimizar las violaciones de derechos humanos cometidas en el pasado. Por ello, resulta una necesidad clara que el Estado peruano garantice la protección y sostenibilidad de este espacio, así como de otros lugares que permitan el acceso a la verdad y la justicia.

Ataques sistemáticos al LUM

Como mencionamos anteriormente, la protección de los derechos humanos es una obligación del Estado y de toda la sociedad, y el LUM es una herramienta fundamental para cumplir con ese deber. Pues, la exposición del LUM no solo rinde homenaje a las víctimas del terrorismo, sino que también busca generar conciencia sobre la importancia de respetar los derechos humanos y evitar que estos crímenes se repitan en el futuro. Lamentablemente, el LUM ha sido objeto de constantes ataques por parte de grupos y políticos conservadores como Rafael López Aliaga, quien ha cuestionado su existencia, su promoción de la verdad y ha promovido su cierre (Infobae, 2023). 

Desafortunadamente, Rafael López Aliaga no ha sido la única persona que se ha mostrado a favor del cierre de un espacio tan importante como el LUM. Pues, en nuestro país, un país caracterizado por la polarización política, diversos grupos se ha opuesto a la exposición de los crímenes cometidos durante la época del terrorismo en el Perú, argumentando que se trata de una narrativa sesgada y que solo se muestra una versión de la historia. Dichos argumentos son completamente falsos, pues el LUM juega un papel fundamental en la construcción de la memoria colectiva y la reconciliación nacional recordando los abusos cometidos por todas las partes durante el conflicto armado interno. 

Es por eso que resulta preocupante el cierre temporal del LUM el día de ayer, justo antes de la presentación del informe anual de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en el país. Este acto no solo representa un intento de silenciar la verdad, sino que también constituye una afrenta a las víctimas y sus familias, así como a todas aquellas personas que luchan por la justicia y la verdad. La Municipalidad de Miraflores alegó que el LUM fue clausurado por no contar con certificados de seguridad (Infobae, 2023), no obstante, el contexto da a entender que dicha decisión tuvo un trasfondo mucho más político. 

Conclusión

En conclusión, el lector debe de comprender que el derecho a la verdad es esencial para la promoción y protección de los derechos humanos. El LUM y otros espacios que permiten el acceso a la verdad son fundamentales para la recuperación de la memoria histórica, la promoción de la justicia y la prevención de futuras violaciones de derechos humanos. Es responsabilidad del Estado peruano garantizar el acceso a la verdad y la justicia, así como la independencia y sostenibilidad de los espacios que promueven estos derechos. La negación de la historia y la ocultación de la verdad solo prolongan el sufrimiento de las víctimas y sus familias, y dificultan el proceso de reconciliación nacional. En este sentido, es importante que el Estado y la sociedad en su conjunto asuman un compromiso firme con la defensa de los derechos humanos y la verdad histórica, y que se garantice el acceso libre y sin restricciones al LUM y a toda la información relevante para el cumplimiento de este objetivo. Finalmente, no debería existir un constante interés político por parte de grupos conservadores de aprovechar mecanismo como las fiscalizaciones para boicotear y obstaculizar el importante trabajo que cumple el LUM en nuestro país. 

Fuentes: 

[1] Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social. (s.f.). LUM ¿Quiénes somos? Recuperado de: https://lum.cultura.pe/el-lum/quienes-somos 

[2] Centro por la Justicia y el Derecho Internacional. (2010). Debida Diligencia en la Investigación de Graves Violaciones a Derechos Humanos. Corte IDH. Recuperado de: https://www.corteidh.or.cr/tablas/r25129.pdf 

[3] Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación et alii (2008). Informe Final – CVR. Fascículo 1: los hechos, los escenarios y las víctimas del conflicto armado interno 1980-2000. PUCP. Recuperado de: https://repositorio.pucp.edu.pe/index/handle/123456789/110893 

[4] Infobae. (2023). El día en el que Rafael López Aliaga atacó al LUM y propuso cederlo a las FF.AA.: “Basta ya de estos museos” Infobae. Recuperado de: https://www.infobae.com/peru/2023/03/28/municipalidad-de-miraflores-lum-clausura-lugar-de-la-memoria/ 

[5] Lengua, C. (2023). “Es una censura de las autoridades que gobiernan Lima”: políticos reaccionan a la clausura del LUM. Infobae. Recuperado de: https://www.infobae.com/peru/2023/03/28/municipalidad-de-miraflores-lum-clausura-lugar-de-la-memoria/ 

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook