La Comunidad del Anillo: La comprensión sobre las diferencias interculturales y la universalidad del mal

- - 0 169 Views
Escrito por Marco Antonio Zelaya Castro, miembro de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos

“Un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos, un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en la oscuridad”. Es la inscripción que se encuentra en el Anillo Único del señor oscuro Sauron que expresa una idea realista y universal: nadie resulta inmune a la corrupción que emana de este pequeño pero peligroso objeto. Y en respuesta a ello, casi tres mil años después de haber sido derrotado Sauron se forma así una compañía compuesta por un mago, dos hombres, un elfo, un enano y cuatro hobbits, con una única misión: destruir el Anillo Único.

Esta es la historia narrada por J.R.R. Tolkien en la trilogía de El Señor de los Anillos, un clásico de fantasía aún vigente en nuestros tiempos, no solo por revolucionar el género literario en la modernidad, sino también por el mensaje y los valores que deja y se debe recordar hasta el día de hoy. Puesto que, lejos de plantear personajes y razas estereotípicas, el autor presenta en cada miembro de la comunidad una cultura distinta a la que representan, dándose casos en los que inicialmente aún entre los miembros de la compañía, existían fuertes desconfianzas y problemas para trabajar en equipo. No obstante, la obra demuestra que pese a las marcadas diferencias que muchas veces resultan hasta contradictorias, todos pueden mantener la unidad para hacer lo correcto y aprenden a respetar sus propias diferencias.

En nuestra sociedad, no han sido pocas las oportunidades las que nos han demostrado que si bien somos un país pluricultural, esto no significa que todas las culturas existentes en nuestro territorio se hayan integrado bajo un concepto de respeto y armonía. Es así que en muchas ocasiones hasta se han generado conflictos sociales cuyas principales razones son la falta de entendimiento y respeto por la cultura y valores ajenos. Y esta problemática no solo se materializa en la falta de unidad para luchar por los problemas comunes en la población sino en el perjuicio que se provoca contra las personas discriminadas que repercute en un daño a su persona, sino que genera que se les nieguen posibilidades de crecimiento económico. Es por ello que en el presente artículo se analizará la relevancia del respeto por las diferencias culturales para solucionar importantes problemas en el país y poder vivir en mayor armonía entre todos.

La Comunidad del Anillo a lo largo de la Tierra Media:

El mundo de fantasía creado por J.R.R. Tolkien está compuesto por diversos pueblos no solo de hombres sino de otras especies como orcos, elfos, magos, entre otras. En este universo, hay algunas especies que tienen una maldad inherente por el origen mismo que les da el autor como los orcos, puesto que estos son creaciones antinaturales del señor oscuro Sauron. Sin embargo, las otras especies y pueblos que sí tienen un origen natural resultan más ambivalentes, puesto que, si bien existen pueblos humanos que sirven a Sauron, a lo largo de la historia se puede ver que el mal y el bien no se limita específicamente a culturas, especies o linajes. Emma Brink señala que la obra de Tolkien combate la idea del “othering”, es decir, la idea de que lo ajeno y distinto a lo predominante resulta negativo o antinatural. Puesto que, en la obra se encuentran muchos personajes de los reinos contrarios al dominio de Sauron con defectos que mas bien forman parte de sus personalidades propias, por lo que hablar de bien o mal resulta más complejo que simplemente etiquetar a un grupo como los buenos y los malos a otros (1). En dicho sentido, dentro de la misma comunidad se pueden ver matices entre los personajes que resaltan las diferencias culturales de estos y a su vez que no están exentos de mantener valores negativos.

Como ejemplo distintivo se encuentra la relación entre Legolas, un príncipe elfo del Bosque Negro, y Gimli, un enano de la Montaña Solitaria, puesto que, en la obra, ambas especies se mantienen un recelo ancestral que si bien no llega a la enemistad o la agresión armada, sí provoca que ambas especies no respeten entre sí sus estilos de vida o las decisiones que pretenden tomar. Es así que en muchos pasajes iniciales se demuestra que ambos tienen una desconfianza hacia el otro, pero conforme avanza la historia, si bien se hacen presentes sus diferencias como el hecho de que Gimli goza de las montañas y mantiene una indiferencia a los bosques, mientras que Legolas les tiene un profundo respeto y su pueblo en general sostiene una mística relación de convivencia con los árboles sean mágicos o no. No obstante, pese a dichas diferencias, el mismo camino por el que pasan genera que se conozcan a fondo mutuamente hace que ambos terminen siendo muy amigos hasta tal punto que ambos visitan las tierras de origen del otro y cuando llega el momento, parten a las Tierras Imperecederas juntos.

Un país dividido en medio de una crisis:

Según la Encuesta Nacional de Percepciones y Actitudes sobre Diversidad Cultural y Discriminación Étnico-Racial del 2018, más de la mitad de la población peruana se ha sentido discriminada en algún grado, siendo el 31% de casos por el nivel de ingresos, el 26% por su forma de hablar, el 25% por su vestimenta, el 21% por rasgos físicos y el 19%  por su color de piel. (2) Esto permite ver que en el Perú estamos lejos de poder aceptar nuestras diferencias entre la vasta pluralidad de culturas que existen en nuestro país. Ello resulta muy preocupante en estos últimos tiempos, en tanto que, incluso en dicho año nos encontrábamos en una brutal crisis sanitaria, social y económica, que en vez de generar mayores divisiones debería invocar al consenso sobre temas esenciales que es sumamente importante subsanar en nuestro país.

Sin embargo, es posible ver que sumado a dichas condiciones cuyo origen no inicia directamente vinculado al ámbito político terminan viéndose más agravadas por las constantes crisis políticas que surgen sucesivamente en nuestro país. Evidentemente, las crisis políticas resultan un freno al desarrollo general del país. Sobre ello, señala el Real Instituto Elcano que estos últimos años se han caracterizado sobre todo por la falta de fortaleza legislativa de parte de los Presidentes, lo que ha provocado, en los últimos años, la incapacidad de plantear y establecer políticas estructurales mediante legislación producto del consenso de las mayorías. Ello ha provocado un estancamiento en muchos sectores de alta controversia política y judicial como el sector educación, el cierre de las brechas sociales, étnicas y culturales, la lucha contra la corrupción, entre otros. (3). Es así que se puede ver las múltiples problemáticas en las que deriva la brecha cultural existente en nuestro país.

Por ello, la falta de comprensión y respeto por la cultura de la otra persona vincula más temas de los que parece, en tanto que, no puede haber unidad alguna si es que un grupo de personas se ufana de que los rasgos que posee poseen una superioridad intrínseca por sobre los rasgos de otras personas. De tal modo, la realidad social, económica y política en la que vivimos se encuentra muy vinculada al hecho de que nos es imposible dejar nuestras diferencias de lado, afectando así a la sociedad en su conjunto y a las personas que la componen.

La Tierra Media y el Perú, dos realidades más cercanas de lo que parecen:

 Tanto en la ficción como en la realidad, uno de los principales problemas comunes es que existe un sentido de superioridad por parte de aquellas personas que tienen rasgos que son comunes a las élites económicas, políticas o sociales. Es así que en el discurso y en los ámbitos laborales como empresariales se les disminuye las oportunidades, aparte del inherente desmedro contra su personalidad y su bienestar por el hecho de poseer rasgos identitarios, cultura o posición económica distintas a las de la mayoría o la minoría con mayor posición de poder. En dicho sentido, según Martín Santos, en diversos estudios se detectó que más de un tercio del país declaró haber sentido que existían personas que se sentían mejores que otras y que en muchos casos, los consideraban menos inteligentes. Siendo una de las minorías más afectadas la andina y también la población con menor capacidad económica. (4) Ello demuestra que existe un número muy significativo de personas cuya dignidad y derecho a la identidad cultural no es respetada, siendo ello una afectación que se extiende a otros ámbitos y que a su vez dificulta la integración del país para poder combatir los principales problemas de nuestra sociedad.

Es así que podemos ver que la realidad de nuestro país está muy relacionada con el mundo de El Señor de Los Anillos, puesto que, igualmente en la obra, existen recelos entre las especies habitantes de la Tierra Media, Boromir, hijo del Senescal de Gondor y miembro de la compañía es un hombre muy orgulloso y honorable que nunca deja de pensar en la defensa de su pueblo, aunque muchas veces deja ver su pensamiento de que es su pueblo el que debería liderar y decidir sobre cómo defender a la Tierra Media. Esto revela que aún en el pueblo humano que mayor lucha había presentado contra el señor oscuro no está exento de tener un complejo de superioridad. Incluso el líder del Concilio Blanco, Saruman, quien debía ser el hombre más sabio destinado para ello en exclusivo, fue corrompido por una idea de superioridad por el que se sentía con derecho a cambiar el mundo bajo su control aún en contra del orden natural definido.

Conclusiones:

A modo de conclusión, es posible distinguir que el mensaje de Tolkien sobre su visión de las culturas es más que tan solo el relato tradicional del bien contra el mal de forma absoluta, ya que las culturas como tales no están cargadas de una negatividad inherente a sus rasgos principales. Esto quiere decir, las personas por ser de una cultura no son malas o buenas intrínsecamente, como tampoco existe una superioridad o inferioridad entre las diferentes tradiciones o ideales. Es así que aunque hay pueblos con mayor tradición histórica, mayores avances tecnológicos, ello no implica que las personas de otros pueblos sean menos. En nuestra realidad, vemos diariamente que en muchos espacios se realizan actos discriminatorios que denigran o exotizan negativamente a las culturas y tradiciones que no tienen proveniencia española u occidental. Esto se transparenta en la falta de comprensión entre la vasta diversidad de culturas con las que cuenta nuestro país, lo que conlleva a la marginación y disminución de oportunidades por parte de un muy significativo porcentaje de población que tiene menor acceso a servicios básicos y oportunidades de crecimiento por el solo hecho de tener rasgos identitarios diferentes. Por lo que, resulta necesario siempre que las diferencias culturales nunca impliquen un complejo de superioridad y mas bien una forma de aprovechar las habilidades de los demás para enriquecerse cada uno mediante el respeto.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

(1) Brink, E. (2017) Othering and Diversity in J.R.R. Tolkien’s The Lord of the Rings Trilogy. Faculty of Arts and Science, Karistad University, Suecia.

(2) Ministerio de Cultura del Perú (2018) I Encuesta Nacional de Percepciones y Actitudes sobre Diversidad Cultural y Discriminación Étnico-Racial. Perú.

(3) Real Instituto Elcano (2020) Los Límites del Milagro Andino: Crisis institucional, parálisis legislativa y ralentización económica en Perú.

(4) Santos, M. (2014) La discriminación étnica, racial y social en el Perú: Balance crítico de la evidencia empírica reciente. Debates en Sociología. N°39, pp. 5-37.

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook