Madeleine Truel Larrabure, heroína peruana de la Segunda Guerra Mundial

- - 0 61 Views
Escrito por Giovanni Morris Henry Paredes Guerrero, miembro de la comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos

Dedicado a Sofía

Situación de la mujer en la guerra:

En nuestra sociedad, con más acentuación en décadas pasadas, ha existido un supuesto sentido común colectivo que equipara a la guerra con los hombres. Consecuentemente, se ha creído que el lugar de la mujer es lamentar la duración del conflicto o sufrir las pérdidas humanas (Moreno, 2002, p. 73). Sin embargo, la historia bélica ha registrado mayormente la intervención de mujeres en roles de apoyo tradicionales, como enfermera u oficinista, así como roles no tradicionales, sea mecánica u oficios de entretenimiento (p. 86). En síntesis, se tratan de espacios donde se prevalece roles de género que limitan a la mujer tan solo a actividades de cuidado, pacíficas, en espacios cerrados, alejadas de una actuación combatiente u ofensiva contra el adversario (p. 79).

Es cierto que, actualmente, ejércitos como el de Israel incluyen a mujeres en sus filas de soldados, incluso de manera obligatoria desde su creación en 1948 (Luna, 2023). Sin embargo, junto a la inclusión y medidas contra discriminación a soldados LGTBI, es una “rareza en la región”, una particularidad positiva, pero que no es replicada por otros Estados. Por ejemplo, en el marco de las guerras más recientes, Ucrania está incluyendo a mujeres en el cuerpo militar como soldados u oficiales. No obstante, existe renuencia para aceptar la presencia de ellas en el ejército, lo cual implica el bajo interés de aprovechar el potencial femenino (Averchuk, 2023). El servicio militar para ellas no es obligatorio y la mayoría se unió voluntariamente desde la denominada invasión rusa.

En el Perú, tal como atestigua Lourdes Barriga, coronel del Ejército, ha habido cierto avance en la institución que por mucho tiempo fue exclusiva para varones (El Peruano, 2021). Desde 1997, se admitió la inclusión de mujeres a la defensa nacional como oficiales y suboficiales. En 2021, El Peruano ha informado que cinco mujeres ocupan los cargos de coroneles en el Ejército, cuatro capitanas de navío en la Marina de Guerra y tres coroneles en la Fuerza Aérea.

Mujeres peruanas de guerra olvidadas en la historia de la Segunda Guerra Mundial:

Entre las guerras sufridas por la humanidad, se puede afirmar que la Segunda Guerra Mundial fue la más cruenta e inhumana. Durante sus seis años de duración, no solo se calcula la pérdida de más de 50 millones de vidas humanas, sino también se lamenta los tratos indignos que recibieron grupos humanos (Sadurní, 2024). En esta época, desde la memoria colectiva, se podría recordar que la intervención de la mujer no fue tan trascendente como el de los varones. Incluso, tras la ocupación soviética, se puede recordar a la mujer alemana como objeto de abuso sexual, infelizmente reducidas a cuerpos susceptibles de condenables castigos y venganzas (Donzelli, 2022).

Sin embargo, ahondando en la Historia, la mujer ha demostrado heroicidad no solo como combatiente, sino con participaciones que implican valentía, coraje por ir en contra de los fines de los adversarios. Es más, es importante notar que, si bien se incluyó a un número significativo de mujeres en el Ejército Rojo, no se debió a una mentalidad, sino a la mera necesidad (Villatoro, 2020). Por tanto, a opinión personal, es importante rescatar y resaltar con más énfasis los nombres de mujeres que se involucraron en el conflicto de manera voluntaria y arriesgada para contrarrestar los objetivos del Tercer Reich. En particular, dos mujeres poco conocidas en el Perú, pero que comparten el mismo país de nacimiento con todas las peruanas y peruanos. Se trata de Madeleine Truel Laburre y Elvira de la Fuente (García-Sayán, 2020).

Madaleine Truel Laburre y su pluma que salvó muchas vidas:

Nacida en Lima como la última de ocho hermanos, experimentó la pérdida de sus padres franceses de forma temprana. Así, pasó de crecer en la capital peruana a inicios del siglo XX en una familia acomodada, a regresar a Francia por su situación económica bajo la tutela de unas tías (Ramírez, 2021).

En Europa, desarrolló empatía por la comunidad judía al ser testigo de golpizas y arrestos desde la ventana de su habitación. Por eso, cuando estuvo inválida por un año y con una cojera permanente a causa de un atropello por un camión alemán, comenzó a escribir el libro “L’enfant du métro” (El niño del metro). Fue dedicado a Pascal, el hijo de unos migrantes judíos rumanos con quienes compartía edificio Fundación (Fundación BBVA, 2022, p. 5).

Su pluma empleada para escribir el cuento pasó a trazar nuevos destinos para cientos de niños y adultos judíos. Madaleine, al unirse a la Resistencia Francesa, pasó a usar el seudónimo de Marie para evitar la Gestapo, la policía secreta de la Alemania nazi (Ramírez, 2021). Con esa identidad, asumió el riesgo de producir pasaportes y documentación falsa para que cientos de judíos con una identidad distinta puedan salir del país galo y evitar los campos de concentración; aún más, por su compromiso, se convirtió en una de las mayores falsificadoras.

Por su dedicación a prevalecer la vida, se dirigió personalmente a recoger tinta para continuar con su labor; pero en el camino fue apresada. Pese a la falta o escasez de tinta, Madeleine usaba su pluma sobre la base del mismo principio, desde la primera palabra de su cuento hasta la última identidad creada. En realidad, tanto el relato de El niño del metro, como la documentación y pasaportes falsos no fueron escritos sobre papel, sino sobre la determinación de seguir resistiendo. Asimismo, en lugar de tinta, las ansias de libertad otorgaron sentido a lo que solo hubiera sido un simple trabajo de oficinistas o burócratas.

Es que, tanto la comunidad judía sin la labor de Marie como el pequeño protagonista del relato están atrapados: la primera en la Alemania nazi y el segundo en un subterráneo. Las ansias de libertad también son comunes a ambas partes. No obstante, la valerosa mujer decide seguir escribiendo para producir pasaportes y documentación falsa, de manera que judías y judíos no corran similar suerte que su protagonista: imaginar la libertad a partir de los nombres de las estaciones del metro de París (Fundación BBVA, 2022, p. 9). Desde luego, de esa manera, Madeleine recompensó la determinación de resistir de judías y judíos, como el padre de Pascal, quien tuvo que esconderse para impedir ser capturado tras el apresamiento de su esposa e hijo.

Esta mujer, al igual que todo el pueblo francés, tampoco gozaba de una libertad plena, pues Francia había sido invadida por la Alemania nazi. Posteriormente, como consecuencia de su apresamiento, le tocó resistir y compartir las ansías de libertad cientos de judías y judíos. Madeleine fue sometida a crueles torturas y resistió los extremos dolores para no delatar a los otros falsificadores ni a la red entera (Ramírez, 2021). Luego, fue traslada al campo de concentración de Sachsenhausen, donde ayudaba a resistir a los más débiles con la comida que sustraía de la cocina o animaba a prisioneras con historias sobre el lejano Perú.

Finalmente, con solo pocos días para la rendición del nazismo en mayo de 1945, feneció en la “marcha de la muerte”, un desfile de todos y todas las prisioneras encadenadas con la finalidad de evitar evidencia de los rastros de horror y crueldad en los campos de concentración (García-Sayán, 2020).

Bibliografía:

Averchuk, R. (2023) Las mujeres ucranianas se abren paso en el campo de batalla. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/internacional/20231010/9291065/papel-mujeres-soldado-ucrania-crece-abre-camino-estereotipos.html

Donzelli, M. (2022). El cuerpo de la mujer alemana como espacio de castigo y venganza tras la ocupación soviética. Revista Disputas (cursiva), 2.

El Peruano. (2021). Mujeres del Bicentenario: conoce a las oficiales de mayor rango de las FF.AA. del Perú. El Peruano. https://www.elperuano.pe/noticia/118805-mujeres-del-bicentenario-conoce-a-las-oficiales-de-mayor-rango-de-las-ffaa-del-peru

Fundación BBVA (2022). L’enfant du métro – El niño del metro de Madeleine Truel.

García-Sayan, D. (2020) Dos mujeres peruanas y el nazismo. El País. https://elpais.com/opinion/2020-05-28/dos-mujeres-peruanas-y-el-nazismo.html

Luna, J. (2023) El ejército israelí más feminista. La Vanguardia.

Moreno, H. (2002). Guerra y género. Debate feminista, 25. https://debatefeminista.cieg.unam.mx/index.php/debate_feminista/article/view/622/541

Ramírez, V. (2021) Madeleine Truel. Una peruana heroica en la Segunda Guerra Mundial. Fundación BBVA. https://fundacionbbva.pe/opinion/madeleine-truel-una-peruana-heroica-en-la-segunda-guerra-mundial/

Sadurní, J. (2024) la segunda guerra mundial al completo, historia del conflicto que cambió el mundo. Historia National Geographic.

Villatoro, M. (2020) Las olvidadas mujeres guerreras que cambiaron la historia de la Segunda Guerra Mundial. ABC.
https://www.abc.es/historia/abci-olvidadas-mujeres-guerreras-cambiaron-historia-segunda-guerra-mundial-202002211452_noticia.html

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook