Autogolpe de 1992: La infamia del ex dictador Alberto Fujimori

- - 0 60 Views
Escrito por Rafael Sebastian Polar Huaco, Director de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos

En nuestra memoria colectiva nacional, diferentes sucesos han marcado una huella indeleble producto de nuestra accidentada historia política-social. Sin duda alguna, uno de ellos es lo ocurrido en la tarde del domingo 5 de abril de 1992 cuando el ex dictador Alberto Fujimori decidió romper el orden constitucional peruano, al anunciar la disolución temporal del Congreso de la República hasta la aprobación de una nueva estructura orgánica del Poder Legislativo, la reorganización de diferentes instituciones estatales como el Poder Judicial; el Consejo Nacional de la Magistratura; el Tribunal de Garantías Constitucionales y el Ministerio Público, la reestructuración de la Contraloría General de la República y, en consecuencia, el control absoluto de todo el Estado.

Alberto Fujimori, justificado en un supuesto intento de reorganizar el Estado peruano y tras distintas tensiones con otros actores políticos, atacó indiscriminadamente el Estado de derecho y la democracia. Todo ello sin ningún plan de retorno a un orden democrático establecido, pues este tuvo que ser planteado por presión de la comunidad internacional que apoyaba la reconversión económica del Perú (Cosamalón, 2022).

Respecto a esto último, la comunidad internacional condenó ampliamente la decisión de Fujimori de desmantelar la democracia del Perú. Sobre ello, se impusieron diversas sanciones económicas y se retrasaron préstamos previstos por parte de organismos financieros. Sumado a ello, países como Estados Unidos, Alemania y España suspendieron toda ayuda económica al país; además, a nivel diplomático, se diluyeron relaciones con Venezuela y países como Argentina y Chile solicitaron la suspensión de Perú de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Además de socavar las instituciones democráticas, cuando se recuerda al ex dictador Fujimori, es sumamente necesario hacer memoria sobre las graves vulneraciones a los derechos humanos producto de su infame gobierno. Los distintos actos brutales perpetrados por las organizaciones terroristas como Sendero Luminoso y el MRTA a la par con la violenta respuesta contrasubversiva del gobierno marcaron una época dolorosa e inolvidable para el Perú. Las violaciones premeditadas de derechos humanos a través de ejecuciones extrajudiciales selectivas por parte de grupos paramilitares coordinados por la dictadura de turno perpetraron casos que luego llegaron a judicializarse a nivel contencioso internacional en el sistema interamericano de derechos humanos, como la masacre de La Cantuta y la masacre de Barrios Altos. Asimismo, los secuestros por parte del estado a periodistas como Gustavo Gorriti, quien hasta el momento sigue siendo objeto de una campaña de hostilidad gestada por los remanentes de Alberto Fujimori, el partido de su hija, Keiko Fujimori, Fuerza Popular.

En conclusión, en nuestra coyuntura, con una presidenta acusada de presunto enriquecimiento ilícito y con responsabilidad política por más de 50 muertes en protestas, es sumamente importante incentivar la memoria colectiva nacional cimentada en principios de respeto por los derechos humanos, que permita que la población peruana reconozca los infames eventos que han marcado nuestra historia como país y que ameritan un proceso de reflexión que permita garantizar la justicia para las familias de todas las víctimas y las garantías de no repetición para no volver a repetir episodios lamentables en nuestro país ni en el mundo.

Bibliografía:

Cosamalón, J. (2022). ¿Qué se disolvió esa noche del 5 de abril de 1992? IDEHPUCP. Disponible en: https://idehpucp.pucp.edu.pe/boletin-eventos/que-se-disolvio-esa-noche-del-5-de-abril-de-1992-26300/

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook